EL MIEDO A QUE LA TRIPA CREZCA EN EL EMBARAZO

Buenos días,
¿Qué tal va todo? Mi embarazo parece que ya está asentado, estoy de casi 21 semanas y ya sabemos que ¡es un niño! Sí, a este paso soy candidata a montar un equipo de fútbol masculino en casa pero bueno, así seguiré siendo la chica de la familia.

Hoy os quería hablar de un tema que está muy presente entre las embarazadas: la pregorexia.


Hay mamis que desean que su tripa crezca muchísimo durante el embarazo pero hay otras a las que les da miedo que ocurra esto. Normalmente ocurre en chicas que vigilan muchísimo su alimentación, que hacen mucho ejercicio... y  viendo varios perfiles en Instagram de "embarazadas fit" me ha impulsado a escribir sobre el tema y sobre todo como lo estoy llevando yo.

Como bien sabéis, antes de quedarme embarazada me he estado cuidando durante meses. Me detectaron ovarios poliquísticos y el gine me dijo que la única manera de tener los síntomas "controlados" era llevando una vida saludable. Bien, pues eso hice y conseguí bajar 15 kilos a base de dieta y ejercicio.

Este embarazo me ha pillado por sorpresa, mi idea era bajar aún más peso y después quedarme embarazada pero como son caprichos del destino, no ha sido así. Y para nada me lamento, creo que este embarazo ha llegado en un momento ideal.

En mi primera visita a la matrona le comenté que estaba acudiendo a una nutricionista desde hace meses, que había perdido peso y me dijo que ahora intentase llevar una vida saludable pero sin hacer dieta porque durante el embarazo es recomendable aumentar en 300 kcal diarias la ingesta de alimentos pero que debido a mi sobrepeso me iba a vigilar mucho el aumento de peso, me puso hasta un límite de 8 kilos.

Para ser sincera, no puedo quejarme del aumento de peso, llevo 2 kilos 800 grs pero sí que me está empezando a obsesionar bastante el tamaño de mi tripa y de mi cuerpo en general. Me la miro varias veces al día y reniego bastante de ella. Es como si mandase a la porra todo el esfuerzo hecho durante meses.

A veces me paro a pensar que si antes lo he conseguido, después de dar a luz volveré a retomarlo pero me agobia bastante.

Para nada tengo pregorexia porque no vigilo mucho lo que como y tampoco hago mucho ejercicio que se diga (más que nada porque tengo una lesión en la cadera y glúteo desde hace unos meses) pero sí que me siento un poco vacía.

¿Os ha pasado lo mismo que a mí? La verdad es que compartirlo con todos vosotros me ayuda a desahogarme muchísimo.




Comentarios

Entradas populares de este blog

CEPILLOS ELÉCTRICOS FACIALES, ¿CUAL ELIJO?

ÁNGELES Y PIRULETAS

BI-ORALSUERO, OTRA MARAVILLA DE BIOGAIA